Make your own free website on Tripod.com

Lleno de alegría, el Rey le ofreció un gran cofre repleto de oro y de joyas... Pero el mercader se negó a aceptarlo. Entonces pídeme otra cosa! dijo el rey.

El mercader se puso muy rojo. Ejem... yo... quisiera la mano de la princesa...

Si Melena te acepta te la concederé encantado.